Cuando era un púber, me encontré una cámara compacta, una Premier chiquita pero muy efectiva. Con esa saque mis primeras fotografías y vendía fotos en los rally (fotos de barridos, generalmente, por la baja velocidad de su disparo) Después compré la Zenith, pero esa es otra historia. Lo cierto es que la Premier sigue funcionando, sigue sacando fotos y de vez en cuando, le transmite a su dueña las fotos que tiene que hacer, manteniendo el espíritu que supimos conformar.
Esta foto, sacada hace unos dias, fué pensada por la cámara y tomada por Dora Gerhardt, en cuyas manos está depositada la Premier, quien actúa a veces, recordando viejas tomas.

No hay comentarios.: