Yo, cámara en mano.

Asi me siento, cámara en mano.
Gracias Sony por retratarme.

Ramiro Argañaraz

1 comentario:

descalza camina dijo...

Si me hubieran dicho que ese era el poder de una cámara, te digo que no lo creía.
Picarón. Ahora entiendo el porqué de tu profesión.

La Hilux, negra.
Besos!